16.1.10

Monólogos en la oscuridad

“Eran hombres y mujeres que parecían fluidos como espectros, podían ser fantasmas asistiendo por curiosidad a un entierro, solo para recordar cómo había sido en su caso.”
José Saramago



Era tal vez un viernes como a media noche, perdida la noción del tiempo, los sonidos acallados. A lo mucho se oía un murmullo de voces, a lo lejos. El aire frío azotaba mi rostro mientras caminaba por aquella solitaria avenida poblada de fantasmas. A través de la oscuridad del cielo nocturno se vislumbraba la danza de las nubes, el fulgor de las estrellas. Llovía.
Fuera, el clima helaba casi tanto como mi corazón. Dentro, mi alma tiritaba de frío. Vagué sin rumbo alguno durante unos segundos, unos minutos, unas horas…

3 comentarios:

derah dijo...

perdiendote en tus pensamientos, disfrutando de la soledad.

A veces realmente apetece aislarse del resto del mundo y sentir que sólo existes tú.

Bohemia dijo...

Hola, gracias por tu paso y comentarios por mi rincón...nos leemos!!

BSS

Didi dijo...

Araaaa mi otra mitad ..alma gemela ... mi adorado complemento
siempre escribes cosas taaan adorablemente perturbadoras.. y definitivamente me encanta sigue asi escribe mas y mas y maaaaaaas!! alimenta mi vicio +3+

Didi <3